29/6/11

Contra la Arrogancia, Dogma e Ignorancia el Tributo a la Ciencia de Jacob Bronowski

Aún recuerdo el asombro que me produjo la serie televisiva The Ascent of Man (el ascenso del "hombre") allá por los años setenta. En este clip Bronowski, pocos meses antes de su fallecimiento, habla desde las ciénagas de Auschwitz. En una escena conmovedora e inspiradora como pocas habla de la humanidad esencial de la ciencia.
Estoy en deuda con el autor e investigador bioquímico, Nick Lane,   por haberme recordado de la exitencia de esta escena en su fascinante libro: "Life Ascending - diez invenciones de la evolución"



Lo que dice Bronowski es  (la traducción es mía)

"¿Qué es la ciencia? (texto en la imágen)

Se ha dicho que la ciencia acabará deshumanizando a las personas  y convirtiéndolas en números.
Esto es falso, trágicamente falso.
Véalo Ud. mismo.
Este es el campo de concentración y crematorio de Auschwitz.
Es aquí donde sí fueron convertidas en números las personas. En este estanque se vertieron las cenizas de unos cuatro millones de personas.
Y esto no se hizo con gas. Se hizo con la arrogancia. Se hizo con el dogma. Se hizo con la ignorancia. Cuando las personas creen disponer de conocimiento absoluto sin ninguna comprobación en la realidad es así como se comportan.
Esto es lo que hacen los hombres cuando aspiran al conocimiento de los dioses.
La ciencia es una forma muy humana del conocimiento.
Estamos siempre en el borde de lo conocido siempre vamos a tientas hacia nuestras esperanzas.
Cada juicio en la ciencia se posiciona en el borde mismo del error y es personal.
La ciencia es un tributo a lo que podemos saber a pesar de ser falibles.
Al fin de cuentas lo resume la cita de Oliver Cromwell (dictador inglés después de la sublevación y guerra civil de mediados del siglo 17 y muy religioso) "Os ruego por las propias entrañas de Cristo, que penseis posible que os equivoqueís".
Como científico se lo debo a mi amigo Leo Szilard, y como ser humano se lo debo a los muchos miembros de mi familia que murieron aquí, estar aquí como superviviente y como testigo.
Tenemos que curarnos del prurito del conocimiento y poder absolutos.
Hemos de cerrar la distancia entre el orden tecnológico (literalmente "aprieta-botones") y el acto humano.
Hemos de tocar a las personas".

5 comentarios:

Carmenchu dijo...

Muy bueno XD

Es un tema fascinante para una tesis :" El poder de creación y destrucción de las creencias ( científicas o no científicas ).

Desde luego ,que en las situaciones límites sale mucha lucidez brillante y pragmaticamente reveladora.

"Tocar a las personas: "Lo humano toca"...(voy a escribir sobre ello, porque me -tocó-una obra musical y la -interpretación- de la misma).

Esto de "tocar " lo comprobé en mi último congreso .A la par comprobaba la "necesidad " y/o" culturización " del ser humano de seguir a un gurú ( aquel que te lo pone bonito y fácil todo , te come la oreja, te vende la moto...etc (era alguien usando un tono político muy astuto - talentoso y diplomático )...

Saber tocar es importante y hacerlo de forma ética también...

Igual una de las claves sea esa hacer un tributo " al legado " y no " a la persona".Difundirlo , compartirlo como has hecho .

Aquí me situó :

-Como científico se lo debo a mi amigo Leo Szilard, y como ser humano se lo debo a los muchos miembros de mi familia...

-La ciencia es una forma muy humana del conocimiento.

<>

Un beso.

Tim Ingarfield dijo...

Gracias Carmenchu

Espero con ilusión leer la tesis entera ;-)

David Herrero dijo...

Gracias por el vídeo y la traducción, Tim.

Me ha encantado. He investigado un poco y he visto que pertenece a la serie (al parecer famosa en ciertos círculos) The Ascent of Man, de 1973, de Jacob Bronowski, y siguiendo investigando he llegado a ver que dicha serie fue la inspiradora de Cosmos, de Carl Sagan, otra serie televisiva que es, a su vez, lo más inspirador que hasta ahora he conocido. Amén de John ;)

Tuve la suerte de encontrarme con dicha obra a los 15 años, y desde entonces vuelvo a ella de vez en cuando. Es algo difícil de explicar, pero no creo que me separe de ella nunca, aunque la vaya entendiendo de forma distinta progresivamente.

Así pues, cómo dejar pasar la que se dice que inspiró a Sagan para realizar Cosmos. De entrada, ambas se componen de 13 episodios, los cuales ya están en la "bandeja de bajada" de mi ordenador. No tienen subtítulos en castellano, pero creo que merecerá la pena el "esfuerzo".

Saludos.

Laura dijo...

Gracias Tim por compartirlo. Difícil permanecer indiferente. Lo malo es que hay muchas formas de convertir a las personas en números y especialmente me preocupa que en la supuesta "cuna de la ciencia" las universidades pueda haber tanto dogma y arrogancia.
En las personas tengo puesta mi mayor esperanza pero también mi mayor temor.

Tim Ingarfield dijo...

Hola David, Hola Laura

Gracias por vuestros comentarios.
Se me había olvidado la serie de Sagan -que no conseguí ver por entera pero me gustó y mucho.

En este mes de trabajo intenso, de revisar el trabajo de Bateson (organizando las jornadas) y de absurdo dogmatismo monotemático por parte muchos "lideres de opinión" la sutileza y amplitud de pensamiento de los Bronowski y los Bateson hacen mucha falta.

Estoy de acuerdo Laura, personas, como los cinco sentidos, es lo que tenemos y lo que somos.

Un abrazo

Tim