17/3/09

Una Experiencia de Aprendizaje...Experiencial

Muchas gracias a Pilar Mamolar por este post. Sería muy interesante poder publicar más experiencias con el aprendizaje experiencial.

APRENDER A EXPERIENCIAR: Y TÚ..., ¿CÓMO CAÍSTE?

Cuando yo era adolescente, tuve la fortuna de tener un novio inquieto. A mi me parecía fascinante casi todo lo que aquel chico me decía. Supongo que a él le intrigaban tanto mis preguntas como a mí sus respuestas y en este estado de gracia, pasamos gran parte de nuestra primera mocedad. Me gustaba tanto lo que decía como en cierto modo el desasosiego que me producía no saber ni por asomo, cómo había llegado a tener un conocimiento al que yo por lo visto no tenía acceso. Un día, supongo que con la insistente y encadenada secuencia de mis preguntas, me dijo por fin: Pilar, aprendemos como a saltos, pero la cosa se produce así, “de repente”. Sospecho que aquel novio mío, tenía una gran capacidad para el insight, esa intuición consciente con la que caemos “de repente”.

Y sospecho que no es casualidad que la pedagogía me eligiera a mí (y digo bien, porque así sucedió, aunque esa sea otra historia) cuando aún la filosofía y las Ciencias de la Educación eran un cuerpo de conocimientos “seccionados”.

Tampoco es casualidad que haya activado nuevamente este recuerdo durante el curso de Coaching con Modelado. Y que en estos días se haya amplificado mi conciencia de “dar significado”.

Por eso, quiero expresar mi gratitud, a los que lo hicieron posible, a Tim que dirigió la alquimia, a mi Grupo: Inma, Helga, Raquel, Jesús Mari, Marta y Fátima, y a todo el equipo de SCT que lo apoyaron.

Antes de participar en los programas, me habían explicado en qué consistía el aprendizaje experiencial. Incluso me habían proporcionado algunas personas de contacto, que me describieron su experiencia (agradezco a A. Iborra ese compartir desde la experiencia). He de decir que incluso después de mis primeras tomas de contacto con el método, tenía mucha más confianza que "insight". Cierto es, que debido a mi primer novio, mis expectativas eran de cierta altura y caída.
En estos días he tenido un mayor acercamiento a lo que para mi significa “a saltos” y “de repente”; y durante el programa, -pero sobre todo después,- la sensación de haber desmenuzado y ralentizado esos espacios entre los “saltos”. También hubo algunas “caídas” o pequeños "insights", nada comparado con lo que puede venir después. Si os gusta el mar, sabréis que hay días en que olas pequeñas preceden a grandes olas. Al principio está todo indiferenciado, el mar, las olas, tú. Luego empiezas a tener conciencia de una cierta secuencia de olas pequeñitas a partir de la cual vendrá una ola grande. En esta sensación de estable inestabilidad estás en la acción, disfrutas, a veces te sorprendes, te dan un revolcón, pero desde luego la cosa es intensa aquí y ahora.
En estos momentos estoy manejando (conectando) con un insight muy intenso o mejor extenso -no sé.., porque aún no domino el nuevo lenguaje del cambio-.

El acceso a nuestros recursos parte de la comprensión de unas cualidades naturales que nos hacen únicos, para nosotros mismos y para los demás. Esa es una progresiva toma de conciencia personal. Esto, que puede parecer una obviedad, se nos olvida a algunos facilitadores aprendices. El acceso a parte de ese potencial y su descubrimiento progresivo es objeto de acción, de reflexión, de aprendizaje y de crecimiento personal. Y probablemente cada uno de nosotros esté en una situación y camino para ese progresivo acceso.
-En este marco y extensión, pensaba yo…-, el aprendizaje experiencial y el DBM, pueden añadir más comprensión, más trabajo de investigación para acceder a esos propios recursos, a los míos y espero que poco a poco pueda hacer lo mismo con otros, junto con otros.
Y eso –también pensaba- es algo que –además de no estar en los libros, (gracias Tim)–, nadie puede hacer por uno y que probablemente tenga una significación especial para cada cual. Ese descrubrir-se y ese crecer, requieren un profundo trabajo de investigación personal. Precisa no haber llegado para llegar cada vez un poco más. Pero a la vez, precisa de gran valor para crear, para ir más allá, para transgredir, desde tu propia esencia, desde tu propio talento. Y todo ello en el respeto y desde el profundo respeto y reconocimiento de ti y del otro.

Sospecho que nada nuevo para muchos y un nuevo sentido para mi experienciar …

..Y todo este insight ocurría mientras paseaba ayer por el Retiro de Madrid. Detrás estaba el Casón, al lado los árboles del Parterre, enfrente, una de las fuentes del parque. De fondo sonaba una música de trompeta en clave de jazz. Casualmente, era una interpretación de las tantas veces interpretada, “A mi manera”1.


Cuando salía de la profunda “caída” pensé que me hubiera gustado tener cerca a ese novio mío para contarle al menos una parte de este nuevo “salto” y que él me hubiera preguntado: ¿Y tu…cómo caíste?

Pilar Mamolar.


1 La versión original de My Way solo mantiene la melodía de la canción, no así la letra que fue re-escrita por innumerables autores desde los años 70.

2 comentarios:

Paloma dijo...

Hola a todos.
¡Caramba Pilar!
Siempre supe que llegarías lejos. Digamos que después de la última vez que te vi...tan activada, ya no tenía ninguna duda y sigues y sigues...
Será estupendo dar saltos contigo en Zaratán.
Muchos besos a tod@s.
Paloma

Alfon dijo...

¡Caray Pilar! Cada vez escribes mejor. Cada domingo, en el Retiro, de un tiempo a esta parte se puede escuchar My Way.

Fue la casualidad quien me trajo a este interesante blog y me encuentro con unos textos maravillosos de Pilar Mamolar. Enhorabuena, Pilar. Te veo lanzada.

Y disculpen todos y todas este atrevimiento. Ha sido inevitable.

Alfonso